El trabajo de un agente: confianza y hermetismo

El trabajo de la representación deportiva no es, ni de lejos, el más conocido. Ni dentro del sector del fútbol ni, mucho menos, dentro del deporte en general. Los que la vivimos tenemos la suerte de ejercer una profesión muy bonita pero que, al mismo tiempo, tenemos que tratar con pinzas.


 

Sí, en el mundo de la representación tenemos que ir con pies de plomo y tener muchísimo cuidado. Ya que las jugadoras están confiando en nosotros su día a día y su futuro, los representantes tenemos que devolverle ese compromiso. Debemos crear un cierto hermetismo con cada una de ellas y ser completamente transparentes. Representantes y jugadoras formamos un equipo y vamos unidos hacia un mismo objetivo, por lo que estamos en contacto constante para sopesar todas las posibilidades para llegar al punto en común. Ellas son las que juegan y nosotros sólo le intentamos poner todas las facilidades para acercarle a las condiciones que más se acerquen a su filosofía y estilo.