top of page

"Se Acabó": El Impacto del Fútbol Femenino en la Lucha contra la Violencia Machista

Actualizado: 15 dic 2023

El 2023 no solo será recordado como el año en el que fútbol femenino se consolidó como una fuerza competitiva en el terreno de juego, sino también como una poderosa herramienta que desafió los estereotipos arraigados e inspiró a la sociedad a promover cambios significativos.


En conmemoración del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, desde BEPLAYER analizamos el impacto del movimiento "Se Acabó". Un símbolo de resistencia que surgió como respuesta de las jugadoras al lamentable incidente, en el que el ex presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, protagonizó un polémico beso hacia la jugadora Jennifer Hermoso durante la entrega de la Copa del Mundial de Nueva Zelanda y Australia.


Este acto inapropiado no sólo desencadenó la indignación de la comunidad futbolística, sino que también inspiró un movimiento social que resonó en todo el mundo y armó de valor a más mujeres que desgraciadamente también han tenido que lidiar con este tipo de actos sin consentimiento en sus respectivas profesiones.


Un hecho que pone en evidencia el poder del deporte en general y el futbol en particular a la hora de influir y transformar la sociedad.


SE ACABÓ: “Ahora ya España es otra”: la campaña del Ministerio de Igualdad en el 25N


Tal ha sido trascendencia de los acontecimientos vividos con la selección española este verano que el 'Se acabó' y el ‘solo es un beso’ ha acaparado gran parte del mensaje de denuncia de la campaña institucional del Ministerio de Igualdad del Gobierno de España para el 25N.




El lema "Ahora ya España es otra" se suma al hashtag 'Se acabó', lanzado por la selección femenina de fútbol.


Cabe además resaltar que el anuncio ‘Ahora ya España es otra’ concluye con la imagen de una niña vistiendo la equipación oficial de la selección española y el dorsal número 10, el mismo que lleva Jenni Hermoso.






LA INDIGNACIÓN EN UN ‘HASHTAG’ QUE REVOLUCIONÓ LAS REDES


Nos remontamos al origen. Es 25 agosto, apenas han pasado 5 días desde que España se ha alzado con el título de Campeonas del Mundo ante casi 9 millones de espectadores. Son las 14.34 horas y Rubiales ha culminado su discurso en la reunión extraordinaria de la RFEF.


Sus palabras, en lugar de mostrar arrepentimiento ante un comportamiento inapropiado, fueron una demostración de (lo que él creía) su incuestionable posición de poder. Sin embargo, este discurso actuó como revulsivo ante una sociedad indignada que dijo “Se acabó”. Varias jugadoras de distintas generaciones se organizaron para alzar la voz, y fue así como una cadena de sencillos tuits publicados por jugadoras como Alexia Putellas, Virginia Torrecilla, Vero Boquete, Irene Paredes dieron alas al movimiento.


La solidaridad fue evidente al instante, y en un grito unificado en forma de ‘hashtag’ contra el abuso de poder, futbolistas, figuras prominentes de la esfera pública y sociedad en general, se unieron a la causa compartiendo el mensaje en redes sociales.













DE LAS REDES SOCIALES A LOS GESTOS DE APOYO QUE PUDIMOS VER POR TODO EL MUNDO Y A LAS MEDIDAS DISCIPLINARES



El deporte, a menudo considerado un reflejo de la sociedad, se convirtió en un catalizador para discutir y abordar temas de género. La conversación sobre la igualdad y el respeto se volvió más urgente y necesaria que nunca.


Desde Lola Índigo que detuvo su concierto en el festival Starlite en Marbella para decir alto y claro que #SeAcabó ante miles de personas que aplaudieron el gesto de la cantante hasta la contundente reflexión de Pedro Blanco sobre la importancia crucial de la #luchafeminista en la dimisión del presidente de la #RFEF, los apoyos traspasaron las pantallas de los móviles...



Una lucha incansable a favor de la igualdad y el respeto encabezado por las jugadoras, quienes, en un gesto valiente y unificador, aprovecharon el encuentro de la Nation League del pasado 22 de septiembre ante Suecia para desplegar una lona con la contundente frase #SeAcabó Our fight is the global fight.



Una pancarta, el puño cerrado y una pulsera con el ‘10’. De este modo podríamos describir una estampa icónica a la que medios de comunicación de todo el planeta calificaron como el #metoo español, y que no sólo culminaría con la suspensión de Rubiales por parte de la FIFA y en cambios significativos en el cuerpo técnico de la RFEF como la salida del cargo de Vilda como seleccionador, sino que, además, marcó un gol a los estereotipos arraigados.



EL FÚTBOL COMO AGENTE DE CAMBIO EN MATERIA DE IGUALDAD Y RESPETO


A día de hoy, el deporte, como muchas otras profesiones, sigue sufriendo una gran desigualdad de género. Desde BEPLAYER, trabajamos a diario con las futbolistas y podemos ver de primera mano muchas de esas injusticias que ellas denunciaban sin ser escuchadas. No se trata de dinero, ni de generar, ni de ser mejores o peores, se trata de obtener unas condiciones de trabajo acordes a lo que ellas merecen.


Lamentablemente, muchas de nuestras jugadoras han sufrido el escarnio público durante meses y no han podido optar a ser parte de la mayor competición a la que puede aspirar una futbolista (La Copa del Mundo 2023) por atreverse a denunciar el trato discriminatorio que recibían por el simple hecho de ser mujeres. Sí, hablamos de “Las 15” jugadoras quienes exigieron cambios justos a la RFEF tras la Eurocopa 2022 y que lejos de ser comprendidas, fueron apartadas y atacadas mediáticamente. Sin embargo, sí que fueron escuchadas, ya que este verano en Australia y Nueva Zelanda, hemos podido ver como se implementaban muchos de esos cambios que ellas pedían.


Como conclusión, el tiempo pone todo en su lugar, y tras años de injusticias por fin se está escuchando a las jugadoras y ejecutando los cambios que llevan tanto tiempo pidiéndose. Lo triste de esta historia es que las futbolistas de España podrían haber sido escuchadas como Campeonas del Mundo, el mayor reconocimiento que existe para una deportista. En vez de eso, han sido escuchadas por “ser las víctimas” del machismo estructural que padece el deporte. Ellas no se han aprovechado ni explotado ninguna polémica, simplemente han dicho “Se Acabó”.


SE ACABÓ:

- Ser ignoradas

- Justificar actos inapropiados hacia las mujeres

- Aceptar menos de lo que merecen


El 25 de noviembre es un día de recordar y condenar la violencia que sufren las mujeres, pero también para enarbolar la valentía y determinación de quienes, alzan su voz para decir "Se Acabó" para poner fin a la normalización de comportamientos dañinos en todos los aspectos de la vida. El campo de juego se convierte así en un espacio donde se gesta el cambio y se reescriben las reglas para construir una sociedad más justa e igualitaria.

Ilustración de JaviRroyo para FUTPRO (Asociación de Futbolistas Profesionales)


19 visualizaciones0 comentarios

Comentários


categorías

archivo

etiquetas

más artículos

bottom of page