top of page

Un fin de semana en la liga mexicana



Dicen que viajar te abre los ojos y la mente. Y es precisamente lo que nos sucedió en nuestra visita a México. Viajamos con motivo de una invitación que desde el club Chivas de Guadalajara brindaron a Virginia Torrecilla para que compartiera su historia con las jugadoras que componen el primer equipo y la cantera.

 

Hasta el día anterior no supieron de su llegada. Era toda una sorpresa para ellas como para el propio aficionado que fue conocedor de la noticia a través de un tweet que compartieron en las redes sociales del club:

  



 

Y tan especial… pero, sobre todo, enriquecedora. Fuimos con la perspectiva de compartir conocimientos, pero para nuestro asombro, regresamos a España con más de lo que vinimos a ofrecer; una charla sobre superación y valentía por parte de Vir, y nuestra perspectiva y experiencia del fútbol femenino en España; la liga de las “mejores”. Calificativo que, con más argumentos que nunca, tan sólo podemos achacar a las jugadoras, porque en lo que respecta a nuestra máxima competición y, en comparativa a lo que experimentamos en Guadalajara, detectamos más sombras que luces en la Liga F y sus clubes.

 

Para la charla de Virginia -o ‘plática’ como dicen en México- nos convocaron en el estadio Akron. Un estadio de lo más innovador, moderno y sostenible, con capacidad para 50 mil espectadores y cuyos colores rojo y blanco (colores del Chivas) contrastan con una capa de piel verde de césped que recubre la totalidad de las paredes exteriores del estadio.


En palabras de Virginia, que tiene experiencia más que demostrada en lo que se refiere a campos de fútbol, “jamás había visto un estadio igual”.. No obstante, lo significativo no es la apariencia estética sino su uso, ya que es compartido de forma completamente igualitaria por el equipo masculino como por el femenino.

 




Nelly Simón, directora deportiva del Chivas femenino y Viviana Barajas, responsable de Relaciones Públicas del club, nos explicaron mientras hacíamos un tour por las instalaciones, que existe un día del fin de semana asignado para cada equipo siempre que hay partido en casa. Los sábados el estadio es para los jugadores, reservándose el domingo para las jugadoras. De este modo, las jornadas no coinciden, permitiendo al aficionado asistir a ambos encuentros.

 

Además, de que el ‘chivista’ es un aficionado fiel a su equipo independientemente del género, posiblemente esta asignación de días y horarios separados para que las respectivas competiciones no se solapen, explica las cifras de asistencia. Una media de 5 mil aficionados por partido, alcanzándose hasta las 20 mil, incluso las 30 mil personas que apoyan al equipo femenino en encuentros destacados como el derbi o en enfrentamientos directos.

 

Unos números que todos los clubes que componen la Liga F, a excepción del FC Barcelona, anhelarían tener. Y ya no sólo en lo referente a una masa sólida de fans que acuda de forma regular a los partidos, sino también unas instalaciones para el pleno uso y disfrute del femenino como sí ocurre en Chivas.

 

Cada equipo (masculino y femenino) cuenta con su propio vestuario dentro del estadio, así como gimnasio, salas de fisioterapia, de descanso y comedor, en el que se les ofrece desayunos y comidas cada día. Y, por supuesto, como era de esperar, un amplio elenco de profesionales a disposición de cada equipo: cuerpo técnico, equipo médico, nutricionista, equipo de comunicación y marketing... etc. a quienes pudimos conocer personalmente, puesto que no quisieron perderse la charla de Virginia.

 


En primera instancia, fue el turno para las benjaminas; las jugadoras de los equipos sub-14, sub-16 y sub-19 esperaron con rostros de ilusión y miradas de curiosidad la llegada de Vir. Escucharon atónitas la historia de Vir. Primero, porque posiblemente muchas por su juventud no la conocían, y segundo, porque Vir se dirigió en todo momento a ellas, comentándoles la suerte que tienen de formarse y crecer como jugadoras y personas en un club que apuesta férreamente por el femenino.


Un discurso que seguramente recordarán toda su vida, puesto que no todos los días se les brinda una oportunidad como esta. O sí, pero no de este valor, ya que como bien resumió la capitana de apenas 16 años del equipo sub-19, “no me gustan las pláticas (las charlas), pero esta sí me ha gustado”. Como respuesta a esta ingeniosa y simpática declaración, Virginia no dudó en compartir con ella un abrazo, entre aplausos y (son)risas de sus compañeras.

 

Fue un encuentro muy especial, también para Virginia que reflejaba emoción en sus ojos al sentir la calidez de unas niñas, que no cesaron de pedirle fotos, abrazos, incluso dedicarle sus mejores palabras.

 

Si ellas la recordarán toda su vida, estamos convencidos que también será una vivencia memorable para Virginia, así como toda una experiencia formativa en esta segunda etapa de su vida como ponente y narradora. De hecho, de la primera a la segunda charla ya vimos un notable crecimiento y mejora, en la cual se atrevió a improvisar con el fin de mantener enganchadas a las jugadoras del primer equipo. “Yo también he estado al otro lado, y recuerdo que después de entrenar, se hace duro que te pongan una charla, solo piensas en irte a tu casa”.




 

La sinceridad y honestidad que tanto le caracteriza hizo que se ganara desde un primer instante a las futbolistas que respondieron con sonrisas de afirmación.

 

Al igual que con las más pequeñas, Virginia compartió su historia, su trayectoria como futbolista, su enfermedad, el accidente de su madre, y, sobre todo, puso el foco en la valentía y en el compañerismo, haciendo mención especial a lo importante que fueron sus compañeras del Atlético de Madrid durante el cáncer, aludiendo también a esa Copa de la Reina tan especial. “Ese trofeo lo ganaron sólo para que yo pudiera levantarlo calva”, añadió.

 

Como era de esperar sus palabras causaron muchísima curiosidad y expectación, la cual se tradujo en una larga ronda de preguntas y más preguntas por parte de jugadoras y cuerpo técnico. Entre cada respuesta se colaron risas, alguna lágrima, más abrazos, y palabras de admiración entre las diferentes partes.

 

“Te has ganado a las jugadoras”, le comentó Nelly, que como directora deportiva bien las conoce, “mañana estoy convencida de que te dedicarán un gol” añadió.

 

Y llegó el domingo. El día que tanto jugadoras como amantes del fútbol más disfrutamos. El día de partido. Y qué partido... el derbi de la ciudad: ¡Chivas de Guadalajara contra Atlas en casa!






El estadio Akron lució más rojo y blanco que el día anterior. Hasta 20 mil personas revistieron las gradas de camisetas, banderas y pancartas, todo ello amenizado de música y cánticos, para sobrellevar con alegría el calor al estilo más mexicano. Ni los 35 grados evitaron que el primer anillo del estadio estuviera repleto de aficionados.

 

Ante la mirada de estos, y la emoción de quienes la reconocieron desde la grada: “Virginia, eres leyenda, hermosa”, Vir vivió su momento más especial. Fue presentada por el speaker como lo que es: ‘legado del fútbol español’. Una presentación que vino seguida de la entrega de la camiseta rojiblanca, “los colores más bonitos” para Vir, quien no dudó en probarse al instante.




 

Entre fotos y aplausos subimos al palco de hospitalidades para presenciar el encuentro. No fue el mejor día para ambos equipos que sufrieron el calor. El Chivas con el aliento de su público, consiguió sumar un empate por un gol de penalti en el último minuto. Emoción hasta el final, y no hablamos del partido, sino de esta experiencia.

 

Como en la vida, viajar te regala la oportunidad de conocer, aprender y valorar. Con estas tres palabras posiblemente nos quedamos del viaje.

 

CONOCER un club que verdaderamente desea hacer las cosas bien bajo la convicción de que solo sembrando y destinando los recursos necesarios, conseguirán tener a las mejores, con el mérito añadido de sólo contar con jugadoras mexicanas. Lo cual nos hace comprender, por un lado, el cuidado y cariño que le dan a la cantera y, por otro, el gran sentimiento de pertenencia de todas las personas que son chivistas, incluida su afición.

 

Por otro lado, APRENDER. Aprender que aun cuando tenemos a las mejores en España, las “Campeonas de todo”, nos queda mucho por mejorar en lo que a condiciones se refiere. Si no cuidamos el talento que tenemos, cometemos el riesgo de perderlo y que ligas como la mexicana, la inglesa o la estadounidense, que están realizando apuestas reales y palpables, se lleven nuestro activo más preciado: nuestras jugadoras.

 

Y lo peor es que ya está ocurriendo. Jennifer Hermoso y Andrea Pereira, ejemplifican nuestros mayores temores. Dos de nuestras mejores jugadoras nacionales que compiten en la Liga MX Femenil. Y la realidad es que no solo se van, sino que renuevan.

 

Por último, VALORAR. Valorar que contamos con jugadoras tan increíbles y valiosas dentro y fuera del terreno de juego como Virginia, a quien llaman desde el otro lado del charco porque la admiran y desean conocer más de ella.

 

Dejamos en el tintero todas estas reflexiones. Por nuestra parte, solo podemos culminar dando las ‘gracias México, gracias Chivas, por esta maravillosa experiencia’.






 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

190 visualizaciones0 comentarios

Comentários


categorías

archivo

etiquetas

más artículos